lunes, 16 de enero de 2017

Robert Swartz: "El 90% de la población no sabe pensar"

"Trump ganó las elecciones porque a los votantes no se les enseñó a pensar. Le votaron porque les gustaba, sin cuestionar lo que decía, y vemos que fue un error"

20.12.2016 | 04:55

El doctor Robert Swartz, durante una conferencia sobre enseñanza. // FdV


El doctor Robert Swartz, director del Centro Nacional para la Enseñanza del Pensamiento de EEUU, y una de las personalidades más influyentes del mundo educativo, habla sobre su revolucionario método educativo. Asegura que el 90% de la población no sabe pensar y está convencido de que Donald Trump ganó las elecciones porque la gente que le votó no cuestionó lo que decía.
-Usted dijo que la mayoría de la gente no sabe pensar correctamente. ¿De qué porcentaje estamos hablando?
-El 90% de la población mundial no sabe pensar, pero para comprenderlo hay que dejar claro que la gente no sabe realmente lo que es pensar. Al tomar decisiones es necesario pensar en las consecuencias que tendrán, ya sean buenas o malas. La gente no lo hace y al no pensar en los efectos negativos, suele equivocarse, lo que lleva a arrepentirse cuando ya es demasiado tarde.
-¿Cuál es el origen de este problema?
-Cuando se enseña a los alumnos se les obliga a memorizar, lo que lamentablemente se considera aprender. Pero según una investigación de Harvard, el 95% de lo que se enseña no tiene impacto fuera de la escuela. Doy conferencias en salas repletas de gente y pregunto: ¿Quién aplica raíces cuadradas en su vida diaria? Y nadie levanta la mano.
-¿Qué método propone?
-Nuestra metodología se llama "aprendizaje basado en el pensamiento", pero es más conocida por sus siglas inglesas TBL, que trata de enseñar a hacer las cosas mejor, a pensar con detenimiento, aunque hay que reconocer que no siempre es así.
-¿Conoce ejemplos de que incluso pensando con detenimiento se puede tomar una decisión equivocada?
-Recuerdo una situación bastante triste. Una pareja de amigos de Nueva York que quería celebrar el aniversario de su boda. Pensaron mucho dónde hacerlo hasta que decidieron que el mejor sitio era un famoso restaurante llamado Top of the world, que estaba en lo alto del Trade Center, y la fecha era el 11 de septiembre de 2001. Es evidente que nadie sabía lo que iba a suceder, así que en cosas así una decisión pensada detenidamente no garantiza nada, pero evita equivocarnos la mayoría de las veces.
-¿Pero su metodología ha dado resultados constatables?
-Nuestra metodología funciona, se ha comprobado en muchas investigaciones, porque aparte de memorizar enseñamos técnicas de aprendizaje que consiguen que más estudiantes se interesen en lo que estudian y en consecuencia se les quede grabado.
-¿Cómo se logra eso?
-Cuando se habla de que la Revolución Industrial cambió el mundo para mejor hay que preguntarse cómo era antes, qué era lo que faltaba que esa revolución creó. Para comprender cualquier proceso histórico primero hay que estudiar las necesidades existentes en ese momento.
-¿Cuál es el papel del educador en ese contexto?
-Son clases centradas en el alumno y no en el profesor, que pregunta a los alumnos para guiarlos en su proceso de descubrimiento, de toma de decisiones, es una enseñanza orientada a aprender. A los niños más pequeños se les enseñan historias que tienen a animales como protagonistas; en mitad de ellas, los personajes tienen que tomar decisiones y en ese momento el profesor pregunta a los niños qué deberían hacer. Está demostrado que los alumnos leen mejor si emplean estas técnicas.
-Pero internet está cambiándolo todo.
-Internet no cambiará nada, su principal utilidad es facilitar rápidamente una información que antes hacía falta semanas o incluso años para conseguirla.
-¿En el hecho de que la gente no sepa pensar está el origen del triunfo del republicano Donald Trump?
-Sin lugar a dudas, es un ejemplo perfecto. Mucha gente votó a Trump porque no cuestionó detenidamente lo que decía, solo porque le gustaba, sin reflexionar sobre las consecuencias de sus acciones, y ahora nos hemos dado cuenta de que fue un error.
-¿El origen del problema es la educación?
-Como en la mayoría de los problemas, la causa está en la educación. Trump ganó las elecciones porque a los votantes no se les enseñó a pensar.
                                           ( Publicado en : Faro de Vigo, 20 diciembre de 2016)
Noticia relacionada:  Cómo enseñar a los niños a pensar :

jueves, 22 de diciembre de 2016

Librerías en Valladolid



Valladolid, una ciudad de librerías
De fondo, de novedades, de cuentos, de cómics, de viejo, de idiomas.   Si algo sorprende al bibliófilo visitante es la variedad de tiendas del saber

VICTORIA M. NIÑO | VALLADOLID
11 noviembre 201610:08
En el centro de Valladolid, aún se puede ‘ir de librerías’. Aunque ni las nuevas superficies comerciales ni la calle Santiago las contemple –territorio Inditex–, la pluralidad de estos establecimientos llama la atención de cualquier visitante atento. El Día de las Librerías quiere reconocer la labor del librero y la trascendencia de las tiendas que venden saber. Este viernes es su fiesta, una invitación a los menos asiduos a perderse por esas estanterías, a adivinar la lógica de la cartografía que las rige y, en caso de pérdida, pedir ayuda al guía que espera discreto tras el mostrador.
Hay quien entra con prisa en Margen y pregunta por un libro azul. No sabe lo que quiere, solo el color, y así no hay forma, dice Miguel. Mejor estar dispuesto a perder un poco de tiempo. Si anda por allí Manuel Cambronero, cualquier duda deviene en sorprendente conferencia. Es el librero más veterano de la ciudad, laureado en la Feria del Libro, y sus recomendaciones pueden ser infinitas.
La veteranía señera la lucía Pepe Relieve y su librería del mismo nombre en la calle Cánovas del Castillo. Ese local fue durante los sesenta y los setenta casa de periodistas, pintores, abogados y médicos, la rebotica donde se hablaba de casi todo. Villalar y Lara completan el trío de las librerías que despidieron la Transición y fueron sucedidas por la citada pluralidad actual.
De Margen, que antes de estar en Enrique IV moró en una esquina de Santuario, a la Plaza del Salvador. Allí hay dos, Sandoval y Oletvm. La primera abraza entre ladrillos envejecidos y maderas oscuras cientos de libros ordenados, con especial atención a la historia y la filosofía. La frecuenta algún premio Cervantes que deja allí sus aperos, cuando viene a la ciudad. Luce un poema suyo en una columna. Se titula ‘El precio’, lo firma Jiménez Lozano. Hay fotografías de autores cercanos para Miguel y su concurrencia. Sandoval tiene otra sede en la Plaza de Santa Cruz, que en verano, atiende a los cinéfilos del curso de la UVA ofreciendo libros de temporada del séptimo arte.
Volviendo a la Plaza del Salvador, Oletvm es un escenario habitual de presentaciones, con Gustavo Martín Garzo de padrino. Allí Estrella se esmera por atrapar a los viandantes ante sus escaparates de novedades. Y eso que los libros más espectaculares, los de los niños, colorean la versión junior, en la calle Teresa Gil.
En la siguiente plaza, calle Felipe Neri, hay una librería con fachada de casa de Hansel y Gretel. Es Clares, donde Fernando Mateos trajina en un dúplex de libros en el que conviven novedades con un multidisciplinar fondo. De allí hacia la Catedral, con parada obligada en la calle Cascajares. Lo que hoy es el almacén de la taberna La Cárcava, durante la última década del siglo XX y hasta el verano de 2001 fue la librería más pequeña de la ciudad. Alkitabia era a los libros lo que el Groucho a las películas. Emilio Cimas, el librero tranquilo, fue atrayendo a un grupo de fieles dispuestos a darse la vez, a entrar de uno en uno en aquel diminuto local. Sus estanterías lucían joyas, algunas sonoras. Cimas dejó de vender libros para sumergirse en la filología y pasó la silla a Alberto. Cuando decidieron cerrar, los habituales celebraron ‘El último encuentro’, como el de Márai que habían leído por la recomendación boca-oído en aquel insólito club.
Subiendo hacia la calle Arribas, ahí está otra pequeña librería, esta de viajes, con nombre de bergantín darwiniano. Belén González comanda el Beagle libresco, lleno de guías y exóticas travesías chatwinianas. Torciendo a la derecha, en la calle Fray Luis de León está la librería más internacional, Eurobook para quien quiera leer a Harry Potter, Houellebecq o Herta Müller en sus lenguas maternas. Y en la otra acera, Maxtor suma a las novedades su edición de facsímiles y una permanente exposición de libros antiguos y de ocasión. Algunos de los mejores títulos de la editorial Ámbito fondean allí. Cualquier duda, preguntar a Luis.
En un bosque de hojas es la librería de la esquina, donde Ana y Samuel representan la sangre nueva del gremio. Sus escaparates son teatros monográficos a los que es fácil engancharse.
Una última parada antes de dejar las inmediaciones de Santa Cruz, precisamente en la calle de Librería. Allí está A pie de página, donde Quique Señorans vive entre versos y códigos de legislaciones varias. Frente a la Facultad de Derecho, era lógico especializarse en ese mundo aunque los viernes se transmuta en escenario de lecturas poéticas. No muy lejos está El árbol de las letras, la librería de Soraya y su hermana que han fidelizado a buena parte del mundo académico vallisoletano.
Un mapa especial requieren las dos librerías especializadas en tebeos, la multidisciplinar Castilla Cómic –casi frente a Beagle– y la Parada de los Cómics, que se mudó este verano de la calle Sierpe a la calle Acibelas. Es probable encontrar allí al laureado dibujante vallisoletano David Aja (seis premios Eisner en su haber).
Fuera del circuito, en la calle Paulina Harriet crea cantera de lectores El lobo feroz. La librería dedicada al público infantil que dirige Lola Tejada alimenta la imaginación de los pequeños cada fin de semana con cuenta cuentos y otras actividades. Tomó el relevo de la Rayuela de Charo Vergaz y sumó el encanto de otra recoleta librería, La boutique del cuento, que ha dejado huérfana de álbumes la calle Duque de Lerma.
Por si la ciudad se le queda corta, al visitante que busca libros, Urueña acoge la Villa del Libro. Pero antes de que esta existiera, ya había abierto librería Jesús, que se vino de la madrileña Tienda Verde (Madrid) a Alcaraván. Una decena de locales han seguido su estela.
Valladolid es también ciudad de vinos y tapas, merecidos tras este largo viaje de papel.





viernes, 2 de diciembre de 2016

Eduardo Mendoza, Premio Cervantes 2016 por "enriquecer el legado literario hispano"

El escritor barcelonés ha sido reconocido con el premio más importante de las letras castellanas

30.11.2016 | 22:59
El novelista Eduardo Mendoza. 

Bibliografía destacada

  • 1975: La verdad sobre el caso Savolta
  • 1978: El misterio de la cripta embrujada
  • 1986: La ciudad de los prodigios
  • 1991: Sin noticias de Gurb
  • 2001: La aventura del tocador de señoras (3ª novela de la serie del detective anónimo)
  • 2002: El último trayecto de Horacio Dos
  • 2010: Riña de gatos. Madrid 1936 (Premio Planeta)
  • 2012: El enredo de la bolsa y la vida (4ª novela de la serie del detective anónimo)
  • 2015: El secreto de la modelo extraviada (5ª novela de la serie del detective anónimo)
El escritor Eduardo Mendoza ha ganado hoy el Premio Cervantes 2016, el galardón más prestigioso de las letras españolas, por su literatura "llena de sutilezas e ironía", según ha destacado el jurado del autor barcelonés, reconocido por el gran público y la crítica desde los inicios de su carrera, en 1975.
Fue ese año cuando Mendoza (Barcelona, 1943) publicó "La verdad sobre el caso Savolta", una novela, Premio de la Crítica, que inauguró "nueva etapa en la narrativa español" devolviendo al lector "el goce por el relato y el interés por la historia que se cuenta", según ha puesto de manifiesto el jurado.
Desde entonces, Mendoza suma en su biografía 15 novelas, dos libros de relatos, dos obras de teatro y cuatro ensayos y se ha convertido a sus 73 años en todo un clásico la narrativa española, un clásico moderno con gran éxito entre el público y la crítica.

Un éxito que le ha acompañado con obras como "El misterio de la cripta embrujada" (1979), "El laberinto de las aceitunas" (1982) o "La ciudad de los prodigios" (1986), una monumental novela sobre la Barcelona de finales del siglo XIX.
A estos libros le seguirían "Sin noticias de Gurb" (1991); "El año del diluvio" (1992); "Una comedia ligera" (1996) o "La aventura del tocador de señoras" (2001), entre otras.
Cuatro votaciones han sido necesarias para que los miembros del jurado decidieran hoy el nombre del ganador del Cervantes, dotado con 125.000 euros y que ha cumplido de nuevo la ley "no escrita" del galardón, reparte alternativamente el premio entre Latinoamérica y España, después de que el año pasado recayera en el mexicano Fernando del Paso.
El fallo ha sido anunciado por el ministro de Educación, Cultura y Deporte, Íñigo Méndez de Vigo, en una rueda de prensa en la que ha expresado su alegría también como lector y se ha mostrado convencido de que habrá "cantidad de lectores satisfechos"...



lunes, 7 de noviembre de 2016

Los beneficios de leer

Los beneficios de leer


 La lectura te permite vivir nuevas experiencias. ¿Cómo? Pues es bien sencillo, especialmente la literatura de ficción tiene un gran efecto emocional en el lector pues es capaz de sentir emociones que quizás tardaría décadas en descubrir y te ayuda a sentir empatía por los personajes con los que te vas identificando a lo largo de la narración.
La literatura es en sí un gran simulador de la realidad. Es como una máquina del tiempo que te lleva de golpe hasta diferentes situaciones y épocas con sus características y personajes particulares.
Esto nos ayuda a ser más amables con los demás porque nos enseña a ver el mundo desde la perspectiva de otros y nos ayuda a tener en cuenta las consecuencias de nuestros actos para con los demás. También nos demuestra la simplicidad de virtudes como la amabilidad, la generosidad y la simpatía.
– La buena literatura siempre ha estado en oposición a los sistemas de valores hegemónicos, esos que sólo priorizan la búsqueda de dinero y poder. Los escritores se alinean en la orilla opuesta a esta concepción del mundo. Ellos nos ayudan a simpatizar con las ideas y los sentimientos que se contraponen al cinismo y la hipocresía del mundo.
– La literatura es una cura para la soledad. En los buenos libros podemos encontrar personajes con los cuales nos podemos identificar y con ellos descubrimos todo el mundo que se va describiendo a lo largo de la narración. Cuando el libro es interesante, atrae toda nuestra atención y la soledad simplemente desaparece porque el libro se va convirtiendo en nuestro mejor amigo y compañero.
– Los escritores nos ayudan a abrir nuestro corazón y nuestra mente porques dan las herramientas para librarnos de la paranoia y la sensación de persecución que muchas veces nos invade.
 Finalmente quiero agregar que la literatura es muy útil además porque nos ayuda a prepararnos mejor para el fracaso. Nadie quiere fracasar en la vida pero en la literatura encontrarás herramientas que te permitirán reconocer que el fracaso existe y que se puede superar para hacerte más fuerte y finalmente alcanzar el éxito que deseas.
– La lectura es un buen hábito para todos porque los beneficios que te mencioné antes son iguales sin importar la edad o la condición del lector. Es claro que cada edad tiene sus propias preferencias y necesidades, pero los resultados son iguales para todos.
                                           Fuente: www.lamenteesmaravillosa.com